AUSTRAL BOX - TRASTEROS - GUARDAMUEBLES DESDE 1991

LA HISTORIA DE UN GUARDAMUEBLES.

 

Les contaré una verdadera historia...

 

Capitulo 1º

 

Noviembre de 1991. Humanes de Madrid.

 

Es en la localidad Madrileña de Humanes de Madrid donde nace la semilla de lo que hoy es nuestro Guardamuebles y significa Austral Box.

 

En esos momentos la actividad de Guardamuebles se encuentra sumamente ligada al servicio de Mudanza, y aunque todavía no existía el concepto que conocemos hoy en día como Alquiler de trastero, los clientes almacenaban todo tipo de enseres y no solo muebles, si no que guardaban ropa de temporada, maletas, libros que ya no cabían en casa, etc...

 

El establecimiento estaba compuesto de una nave industrial de 360 m2 con una oficina y un teléfono de atención al cliente.

 

 

Aquel local era completamente diáfano y fue dividido en sectores con líneas de color amarillas dibujadas en el suelo.

 

Cada sector, tenía el tamaño que cada cliente demandaba, es decir, si los muebles y efectos personales de una casa ocupaban una superficie de 25 m2, se dibujaba sobre un plano dicha superficie y se cerraba un precio mensual por el alquiler de dicho espacio tanto en m2 como m3 ya que todo era almacenado y colocado meticulosamente sobre el suelo y hacía arriba, llegando hasta una altura máxima de 2,5 metros.

 

Recuerdo perfectamente las tardes eternas que pasaba colocando enseres y cajas de forma que nada dañara ningún otro elemento, las cajas más pesadas abajo, las vajillas delicadas arriba, los libros allá, los electrodomésticos juntos… y al finalizar, todo el habitáculo se cubría con papel de burbujas protegiendo todos los enseres del polvo durante el tiempo que quedarán bajo nuestra custodia.

 

Al principio y como todos los principios son ilusionantes, uno pone el alma, uno trata de hacer las cosas de la mejor forma posible y crear un método que sea infalible. A veces se producen errores y son ellos los mejores maestros ya que te hacen realizar el trabajo con más atención y con mayor esmero.

 

 

Y ese esmero fue continuo y la ilusión incansable con dos premisas fundamentales, el mejor precio y el mejor servicio para todos los clientes.

 

Aquel local de grandes dimensiones fue creciendo ya que toda la superficie se encontraba ocupada, entonces surge la idea de hacer una segunda altura o lo que se llamaba entonces: “una entreplanta” , es decir, dentro de aquella nave de 360 m2, se podría construir un altillo que no superase los 3 metros de altura, y así se hizo, una nueva planta donde duplicar el espacio existente y así poder dar cabida a nuevos enseres de nuevos clientes que demandaban los servicios de Guardamuebles en Madrid y alrededores.

 

Se trataba del año 1993, aquel año fue muy difícil ya que la economía Española se contrajo de manera muy dramática y fue la primera crisis que sufrimos a nivel profesional.

 

Como todas las crisis, fue una oportunidad de reinventarse dado que adicional al Guardamuebles abrimos una pequeña tienda de venta de muebles y enseres de segunda mano.

 

El Guardamuebles estaba prácticamente lleno, pero la complicada situación económica propiciaba que muchos clientes no pudiesen abonar las cuotas mensuales del almacenamiento, así y a propuesta de los mismos usuarios se promovió la venta de parte de aquellos enseres para de esa forma aliviar el volumen de enseres guardados.

 

Y tuvo mucho éxito ya que cada viernes del verano de 1993 se publicaron anuncios en la prensa Madrileña indicando que en Humanes de Madrid había un Guardamuebles que acababa de abrir una de las primeras tiendas de muebles y enseres de segunda mano a unos precios muy bajos.

 

Venían personas de todo Madrid y entre el sábado y el domingo retiraban todos los elementos que nuestros clientes habían puesto a la venta.  Esta solución hizo que muchos clientes redujeran al 50% o 60 % el volumen de enseres almacenados y consiguientemente bajaron de igual forma la cuota mensual de almacenamiento con lo que consiguieron hacer frente de manera más liviana a sus pagos.

 

En todas las crisis se aprenden cosas...

 

El año de 1993 fue, como digo, un año muy difícil y duro en el aspecto económico, aprendimos muchas cosas y el negocio pedía evolución.

 

Por un lado precisábamos cambiar la ubicación del local ya que la zona de influencia aunque no estaba cerca eran las localidades de Pozuelo de Alarcón, Las Rozas,  Majadahonda, Torrelodones, Collado Villalba.

 

Y por otra parte, necesitábamos perfeccionar aún más el concepto de Guardamuebles, ¿en qué sentido?, precisábamos un grado mayor de profesionalidad.

 

El local que habitábamos en Humanes de Madrid estaba bien cuidado, mantenido y fuera de agentes perjudiciales para los enseres de los clientes, pero necesitábamos dar una cobertura visual a todo aquello, es decir, que a la vista del visitante fuese mucho más agradable. Por eso…

 

En el año 1994 cambiamos la nave a Collado Villalba y el sistema de Guardamuebles en suelo y entreplanta fue sustituido por contenedores de madera de 12 m3… todo un salto en aquellos momentos para nosotros.

 

 

 

El contenedor de madera con su puerta y cerrojo en el año 1994 no era un producto nuevo, pero para nosotros resultó una herramienta muy útil a la hora de la colocación de los enseres de los clientes.

 

Este sistema al tratarse en la práctica de una caja grande, nos daba la facilidad de colocar todo de manera cubica y ordenada, aprovechando al máximo la altura y toda su capacidad útil.

A día de hoy todavía existen muchas empresas de Mudanzas y Guardamuebles que lo utilizan ya que se trata de un elemento transportable con lo que facilita y reduce los trabajos de carga y descarga de los mismos.

 

Aquel servicio de Guardamuebles en modo contenedor de madera se dio desde los años 1994 hasta el 2006 momento en el cual se modificó el sistema y el edificio actual es decir, modalidad de Guardamuebles en sistema de trasteros.

 

<< Continuará...

Versión para imprimirVersión para imprimir | Mapa del sitio
© Austral Box 2020